miércoles, 7 de abril de 2010

Noticias via Mexico: Los mexicanos necesitan comer más alimentos con vitamina A

Las persona que no consumen productos lácteos ni huevos deben incluir en su dieta diaria al menos cinco porciones de frutas y vegetales

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), son cinco los factores que explican el 25% de las muertes en nuestro país: una de ellas es una alimentación inadecuada, la cual es también responsable del sobrepeso.

Más de la mitad de los mexicanos padece obesidad porque no tiene un régimen alimenticio adecuado, en el cual se deben incluir todos los grupos de alimentos de manera balanceada.

Especialistas en nutrición señalan que que una de las mayores carencias nutricionales de los mexicanos es la vitamina A, indispensable para el funcionamiento correcto del organismo.

Se puede obtener de alimentos como el hígado de res y de pollo, de la leche y el queso, del huevo, de las zanahorias, del jitomate, de las espinacas y de frutas como melón, papaya, mango y durazno, entre otros.

Las persona que no consumen productos lácteos ni huevos deben incluir en su dieta diaria al menos cinco porciones de frutas y vegetales, de preferencia aquellos de hojas verdes y frutas de color naranja o amarillo.

Insustituible para el cuerpo

Este nutrimento es necesario para el crecimiento y desarrollo de huesos. En el desarrollo celular, interviene en el mantenimiento y reparación de las células de las mucosas, piel, visión, uñas, cabello y esmalte de dientes. Es antioxidante.

También es indispensable para el sistema inmune, ya que contribuye en la prevención de enfermedades infecciosas, especialmente las del aparato respiratorio; además, promueve la reparación de tejidos infectados.

Es fundamental para la visión, sobre todo para la nocturna. También ayuda en la prevención de ciertas alteraciones visuales como cataratas, glaucoma, perdida de visión, ceguera crepuscular. Combate ciertas infecciones bacterianas de los ojos, como la conjuntivitis.

Deficiencia

La carencia de vitamina A tiene graves consecuencias. Entre las principales se encuentran las alteraciones oculares; en casos graves, puede presentarse ceguera crepuscular (disminución de la agudeza visual nocturna), sensibilidad extrema a la luz; resequedad y opacidad de la córnea, en la cual podrían presentarse úlceras que podría provocar ceguera.

También se debilitaría el sistema inmune, aumentando la susceptibilidad del organismo a infecciones bacterianas, parasitarias o virales.

En niños pequeños, se producirían alteraciones óseas, inhibiendo el crecimiento normal de los huesos, propociando malformaciones esqueléticas. En adultos, aumenta la probabilidad de padecer dolencias en articulaciones debido a que obstaculiza la regeneración ósea.

Su carencia altera todo el organismo. También provoca alteraciones cutáneas como la hiperqueratinización, es decir, que la piel se vuelve áspera, seca y comienza a descamarse. El cabello, por su parte, se vuelve quebradizo y seco, al igual que las uñas.

Existen otras consecuencias, como son el cansancio general, pérdida de apetito, alteración de la audición, gusto y olfato, alteraciones reproductivas.

2 comentarios:

Elise dijo...

Jajajaja, es que nosostros nada más consumimos vitamina T: tamales, tacos, tortas, tlayudas, tlacoyos, tequila, jejeje.

Ahora lo sub en mi blog, jajaj.

Besos
Montsse

analia dijo...

jajaja! bueno esta bueno esl sentido del humor, para comer más sano entnces jeje! besos

Related Posts with Thumbnails

FORMULARIO DE CONTACTO


nombre
email
asunto
mensaje

Powered byEMF Web Form

"Los articulos publicados no sustituyen ni remplazan la consulta a su oftalmólogo."
©A.A.BA.VI registrado en el Centro Nacional de Organizaciones bajo el el nº 16734.